lunes, 9 de abril de 2012

Las cosas son como son, no como tienen que ser.

Equivócate, mete la pata, jódelo todo, cómprate un avión sin retorno, haz el ridículo, deja todo por un sueño. Está prohibido no tener ningún motivo para sonreír. Baila sola, canta esa canción que tanto te gusta una y otra vez, en la ducha o en cualquier parte; cómete el mundo, pero jamás dejes que el mundo te coma a ti. Queda prohibido ser negativa. Sueña. Nunca dejes de intentarlo. Jamás des por perdida la partida, cree en ti. Y aunque duelan las heridas, cúralas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario